Alejandro Carrillo:

Lo más importante e interesante que trajo el fenómeno de la película #BatmanVSuperman es la reivindicación de los críticos, blogueros, reseñistas y escritores apasionados del cine. Ante una película divisiva como esta cada reseña importa y cada opinador deja descubrir un poco de sí mismo y de sus sensibilidades a la hora de sentarse frente a una pantalla.

¿Por qué la percepción de esta película se tornó un fenómeno de masas?

No es la primera película divisiva de la historia ni será la última, pero la epidemia de percepciones a favor y en contra se debe a que los personajes principales son dos de los íconos pop más emblemáticos de unas cuantas generaciones, espejo del éxito de la colonización de la cultura global.

Hollywood ya no quiere que a los comics les digamos como tal, ahora en los avances se lee “basado en la novela gráfica” quieren hacer sonar el material más maduro e importante, como si no lo fuera, esa es la raíz de la incomprensión y el fallido abordaje del conflicto de los personajes de este cacareado largometraje. El director Zack Snyder no es un novato en su oficio, lleva a cuestas dos grandes adaptaciones de comics, casi que dos obras maestras del género, “Watchmen” la cual también causó opiniones divididas pero con menos mediatización dado al bajo perfil del material y la segunda mucho mejor recibida por el binomio crítica-publico; hablamos de la increíble “300”, curiosamente halagada por el fallecido Hugo Chávez en cadena nacional, aquella épica que contaba la feroz batalla de los espartanos cuya semejanzas con un capítulo sangriento de la historia venezolana llevó a bautizar uno de nuestros estados como “Nueva Esparta”.

No he conocido hasta la fecha el testimonio de alguien que defienda esta película apasionadamente, aún el fanático más acérrimo admite que la película tiene defectos casi imperdonables. Imaginen entonces lo que puede ser esta propuesta para el ojo común, no digamos para el especializado. A nivel personal encontré una de las narraciones más torpes que he visto en mucho tiempo, se notan a leguas las presiones del estudio para que Snyder armara en dos horas y media un universo completo que sirviera para la entrada en las próximas entregas del equipo de la Liga de la Justicia, el problema es que han puesto tanta preocupación en aquellas futuras películas que olvidaron darle sentido a esta.

Increíblemente esta entrega aborda temas que dan para hacer al menos 3 grandes historias, pero cada una de ellas se va perdiendo en un montaje apresurado en el que ninguna escena dura más de 5 minutos exactos, la historia no respira, no fluye, deja cabos sueltos por todos lados y las motivaciones de cada personaje quedan en el aire. Toma una hora y cincuenta minutos armar el ring para que el esperado combate suceda y cuando se da ya no importa. Henry Canvill no interpreta a Superman, su caracterización se limita a desfilar con el traje y posar para la cámara, Affleck no decepciona como el caballero de la noche pero el material tampoco le permite lucirse como quisiéramos aunque deja con un aceptable sabor de boca al igual que el rol de Jeremy Irons como Alfred, el resto del reparto hizo lo necesario para cobrar el cheque, no más de ahí.

Pero lo que realmente duele del armado de #BatmanVSuperman es su predecible abordaje, su argumento de plástico y su pobre subtexto, como se desperdicia una gran oportunidad de mostrar un choque verdadero de visiones antagónicas, por el contrario la película se refugia en el asentamiento de las paranoias del 11 de septiembre, en el que las amenazas extranjeras no dejan más alternativa a los sacrificados héroes del patio que combatir la inminente destrucción con más destrucción, receta mil veces repetida y calcada del explotado género. La pirotécnica batalla final adolece de emociones genuinas, dos horas no alcanzaron para que alguno de los disfrazados hiciera empatía con el público. Los motivos para que ambas fuerzas de choque se unan contra la invasión extranjera son un mero pretexto para que inicie el circo de efectos especiales poco originales y mil veces vistos; curioso el armado conceptual en medio del contexto de lo real en el que Republicanos y Demócratas luchan por un puesto en la Casa Blanca, de paso una emergente figura femenina con experiencia en batallas pasadas viene a ser el inesperado as bajo la manga de los héroes. ¿Le está diciendo Hollywood chao a la era Obama y haciendo un guiño al inminente mandato de Hillary? Tampoco sería una novedad.

Otro choque de visiones se aproxima en la cartelera, el público decidirá mientras si #Marvel ganará la batalla de la taquilla mientras los que escribimos tendremos uno de los retos más grandes de la temporada: Hablar de #CivilWar sin compararla con este lamentable desastre.

Marlo Muñoz:

Como aqui parece que si se dice una cosa sobre Marvel o DC de una vez te tachan de “anti esto” o “anti aquello” dejo claro que no soy fan ni hater de ninguna de las dos, me gusta la trilogía de Nolan, la primera Batman de Burton me parece simpatica, la primera Superman de Donner es divertida, algunas de Xmen se pueden disfrutar sin problemas (sobre todo las de Synger, a falta de ver Apocalypse y First Class para mi la mejor) y de Marvel me gustaron bastante Guardianes de la Galaxia, Civil War, Ant-Man y Deadpool. También me gustaron Wacthmen y Man of Steele y ese es todo mi background en películas de comics, el resto me lleva por la total indiferencia o me parecen malas directamente.

Así que mi veredicto lo diré sin mayor introducción: la película me ha parecido un desastre, una sucesión de escenas sin ton ni son, llena de agujeros de guion e incongruencias que hasta en una película de genero me cuesta hacerme la vista gorda.

¿Las actuaciones? Henry Cavill plano, sin carisma, solo es un tipo disfrazado de Superman que anda por ahí luciendo físico. Afleck esta bien pero tampoco exageremos y Gal Gadot en lo poco que se ve parece dar el tipo como Wonder Woman pero ya veremos como resulta en una película para ella sola, le queda el beneficio de la duda. El resto de los actores están plenos de indiferencia con un personajes de paja a los cuales es casi imposible darles forma salvo Jesse Eisenberg que esta sencillamente vergonzoso.

¿El guión? ni hablar, porque no se ni por donde empezar: ¿por las incongruencias ? ¿La pobre introducción de los demás personajes de la JLA? ¿EL triste motivo del enfrentamiento de los protagonistas? o peor aun ¿el motivo del desenlace de dicho enfrentamiento? ¿O los sueños? ¿o el estúpido plan de Luthor?. …….

¿La edición? el filme parece editado por un ciego (con el perdón que se merecen todos los invidentes del mundo), una fotografía oscura para darle un tono de “seriedad” al asunto (como si fotografiar todo mas oscuro lo hiciera, mas pesadillesco, pesimista y con personajes de mayor enjundia) Ya que de ESO se trata la oscuridad no de colocar una capa negra a la fotografía.
¿La dirección? bueno ya conocemos al personaje así que sabemos que esperar por lo que por ese lado no lo veo tan mal.

En general un producto que parece hecho bajo la improvisación, falsamente profundo y complejo (cuando en realidad es de una simpleza aplastante, lo que no es malo si no se pretendiera otra cosa) y en general decepcionante ya que esperaba mas de el. Lo único rescatable podría ser que no se hace tan aburrida como para darle la nota